Cazarabet conversa con… J.M. Raskavich, autor del libro «¿Por qué somos tan imbéciles?»

Entrevista en Cazarabet: La Librería de El Sueño Igualitario

«UN LIBRO CON SABOR A “INDIGNACIÓN” (aunque al propio autor no le guste esta palabra).


– ¿Cuánto tiene este libro de “escarmiento”, o sea, me explico:  de tratarse de un libro escrito desde la experiencia que le ha ocasionado vivir muchas cosas y de prestarse, por esa experiencia,  escarmentado ante todo o casi todo?

– He vivido en estos últimos años algunas experiencias muy amargas que han afectado a personas de mi entorno. De los sentimientos que me produjeron estos hechos nació la idea de escribir este Documento, con la idea de lanzarlo a los cuatro vientos.

– ¿Se puede quejar usted de la vida que le ha tocado vivir?

– No puedo quejarme de lo vivido hasta el momento. Mi trabajo me ha permitido vivir razonablemente bien y tengo una familia que me quiere y me respeta. Eso sí, conseguido a base de esfuerzo y dedicación. Nadie me ha regalado nada.

– ¿Pero “indignado” estás y me parece que mucho?

– No me gusta esa palabra. Digamos que no estoy de acuerdo en absoluto con el uso y el abuso que unos cuantos hacen, amparados por los poderes que se les han dado para que nos gobiernen.

– ¿Qué le ha llevado a escribir este libro?

– Quiero concienciar a todos que desde que tenemos memoria escrita, siempre ha ocurrido lo mismo y que no tienen ninguna intención de cambiar las cosas. Quiero que sepan que lo único que van cambiando son los métodos, pero la intención sigue siendo la misma.

– ¿Tan imbéciles crees que somos?

– Lamentablemente sí que lo creo, desde el momento que generación tras generación hemos sido capaces de aguantar esto sin protestar. Como mucho, sacando las cacerolas a la calle, y eso no sirve para nada práctico.

– ¿Cómo piensa que podemos salir de esa actitud?

– A mí me parece que es posible darle un vuelco a esto, aunque debo de admitir que no es fácil. Sería necesario que para ello nos pusiéramos todos de acuerdo. Cuando digo “TODOS” espero que entendáis lo que quiero decir y en los momentos en los que estamos tenemos en nuestra mano la herramienta necesaria. Ahora es posible la intercomunicación. Ya no hay distancias ni trabas lingüísticas.

– ¿Piensa usted que los trabajadores que usted ha tenido pueden renegar de usted? , lo digo porque usted no se está de nada en el libro… Y ya sabe que con tanta vida a una le crecen los enanos

– Es una buena pregunta. La Empresa que dirigía ya no existe. No voy a explicar lo que ha ocurrido con ella y con todos los Empleados que estaban a mi cargo. Lo que sí puedo decir es que ellos todos los años participaban de un reparto de beneficios y en este momento conservo una relación de amistad con algunos de ellos. Era como una familia y en los proyectos nos implicábamos todos, cada uno desde el puesto que tenía asignado, en función de su capacidad.

– ¿Cuánto tiene esta reflexión, estos pensamientos sacados desde la tripa, de ser fruto del pensamiento de una persona “ de vuelta de todo”?

– En el fondo lo que me ocurre es que soy un romántico y no soy capaz de ser feliz si no veo que la gente de mi alrededor tampoco lo es.

– La situación que nos está tocando vivir tiene mucho a ver, desde mi punto de vista, con una estafa,… José María ha recorrido mucho mundo y supongo que su experiencia le ha podido llevar a ver lo que se nos avecinaba, no obstante ¿todavía le sorprende la magnitud de los acontecimientos: casos de corrupción, abusos de poder, engaño, despotismos y un largo etcéteras….?.

– Solamente veo felices a esta gente corrupta que abusa de todo el mundo, que le roba, que le engaña y que además si protestas, te arrea. Como digo en mi libro, ya desde el principio se encargaron de distribuir las tareas a su manera. O sea: Ellos se reparten los recursos y los beneficios obtenidos y nosotros el trabajo.

– Has estado muchos años por Sudamérica y , en estos momentos, allí hay ahora una especie de burbuja, como la tranquilidad después de tiempos de tanta pobreza extrema….están mal, pero parece que un poco más tranquilos. ¿Hasta cuándo les puede durar eso y en qué casos te has encontrado en tus experiencias allí que en lo positivo o lo negativo te hayan llamado la atención?

– Hace tiempo que no viajo. El estado de las Sociedades se pulsa sobre todo entrando en contacto con la población. Es posible que hayan mejorado las condiciones para ellos, aunque por lo que se huele a través de los Medios de Comunicación, me da la sensación de que no han cambiado mucho las cosas. Ojalá esté equivocado.

– ¿Cuál de los países del cono sur ves con más fuerza y cuando me refiero a más fuerza no me refiero solo a poder y recursos sino, también a saber llevar a estos adelante: saber sacar fruto de ellos sin que el pueblo y la ciudadanía padezca….un país en un mejor equilibrio?

– En este Documento me he preocupado especialmente de no situar los acontecimientos en ningún País en concreto. Tampoco se acusa a nadie en particular, aunque sí son identificables sobre todo por personas que están más o menos al día de lo que pasa. Yo creo que cada uno debe de mirar su propio ombligo, pensar en si está de acuerdo en cómo le están destrozando la vida, año tras año y actuar en consecuencia.

– Piensas que la sociedad estaba poco facultada, poco formada en materias como economía y conceptos básicos por eso en cosas tan cotidianas como lo de las preferentes se “ha pillado” a tanta gente?

– Una buena parte de la Sociedad está a cero en Economía, y lo único que saben es contar con los dedos. De eso se ha aprovechado su “Banco amigo”, que también se ha sumado a la juerga. Sin duda, esta maniobra estaba pactada.

– Pero al poder  económico y a la mayoría de los políticos les conviene mantenernos así, ¿no?

– Totalmente de acuerdo. Si no existiera esa inmensidad de población en esas condiciones su proyecto no sería posible. Tendrían que inventarse otra cosa para vivir con todo ese lujo. De todas maneras, seguro que se les ocurriría alguna otra salida. Cualquiera menos trabajar, claro. No sea que se les vaya a arrugar la corbata.

– Si nos encontramos  sin muchos conocimientos básicos en economía y derechos sociales. ¿podemos salir de ello?

– Yo creo que es posible. Hay una gran labor que hacer sobre todo en el ámbito de la Educación. Hay algunos países, sobre todo en el Norte que lo han conseguido en una buena medida, y existe un equilibrio bastante aceptable en esas Sociedades.

– En un estado de las cosas públicas en los que la educación pública pierde terreno, la sanidad pública se ve mermada y las necesidades sociales cada vez más recortadas….¿qué deriva puede tomar esto?

– La cuestión de mermar o no los recursos para todos estos temas viene dada por los medios económicos que han quedado en las Arcas Públicas después de los desfalcos sistemáticos a los que han estado sometidos, desde que por aquí se iniciaron estas andaduras democráticas. Si en este momento se pudiera disponer de todo lo que han robado y del gasto ocasionado por el despilfarro de nuestros insignes Políticos, no habría crisis de ninguna clase, así que no es necesario hablar más del tema.

– ¿Es el paro el mayor problema al que se enfrenta nuestra sociedad?

– El Paro, solamente es una consecuencia más. El problema son las personas, sobre todo las que acabo de mencionar en la anterior pregunta. Además no han estado a la altura. Solamente se han preocupado de solucionar, desde su poltrona, sus asuntos personales, y eso si que lo han hecho bien, porque yo no veo a ninguno de ellos afectado por la crisis.

– Un alemán, un economista que ha sido asesor de diferentes gobiernos germanos decía el otro día en TV que tocaba preguntarse si queríamos trabajar, aunque sea con precariedad o por lo contrario estar parados……

– Yo no soy alemán, ni Economista, ni he sido asesor de ningún Gobierno, sin embargo sí que soy capaz de decirte que se trata de un comentario “Políticamente Correcto”, teniendo en cuenta que se trata de mentalizar a la población de lo que ellos pretenden hacer. Los Gobiernos no quieren gente parada, aunque sí que trabajen a mitad de precio.

– ¿Tan mal está la cuestión para tener que salir del fuego para meterse en las brasas o viceversas?

– Tal como están las cosas estamos delante de una situación dramática. La gente necesita comer y en estos momentos muchos están mendigando un puesto de trabajo. En esta situación las condiciones las pondrán ellos lógicamente y como siempre, se ocuparan de que sean lo más precarias posible.

– ¿Es que no se va a recuperar nunca la dignidad en el trabajo?

– Desde el momento que tienes que mendigar, tu dignidad se ha perdido  y será muy difícil recuperarla, aunque no imposible. Yo creo que es una de las cosas por las que vale la pena meter toda la carne en el asador. A fin de cuentas, por lo menos a mí, me parece que ciertas formas de vida no vale la pena ser vividas. Prefiero luchar que resignarme.

– ¿No deberíamos estar preguntándonos en empezar a repartir el trabajo?

– Lo digo antes. El trabajo que supone llevar adelante una vida “digna” en este mundo en el que hemos aterrizado debería estar a cargo de “todos”. Desde luego, repartiendo los beneficios proporcionalmente al esfuerzo de cada uno. Digo esto, porque todos sabemos que entre la población también existe otro tipo de gente que se puede marear solamente con ver una herramienta de trabajo.

– J María, ¿cómo podemos terminar si el índice de paro sigue tan alto e “in creciendo”?

– Espero que eso no ocurra. Yo creo que los Políticos van a hacer lo posible para solucionar este tema, aunque solamente sea porque si aumenta más el paro van a poner en peligro su “estabilidad”, y eso sí que realmente les preocupa.

– Sinceramente, J. María, ¿camino de qué vamos?

– Bueno, si la gente sigue limitándose a sacar las cacerolas a la calle y a decir: “esto no puede ser” “a esto no hay derecho”, yo lo que veo es que los que Gobiernan el Barco habrán conseguido dar una vuelta de tuerca más para oprimir todavía más a la población.  Todo es cuestión de que la gente tenga claro de qué manera le gustaría vivir y que actúe en consecuencia.


Si te interesa, también puedes ver esta otra entrevista:

Compártelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on linkedin
Share on pinterest